• Orden de traslado del cadáver de Fernando Villegas García al cementerio de El Puerto de Santa María.

    La tragedia de un mecánico cántabro, condenado a la pena de muerte y fallecido en la enfermería del Penal de El Puerto de Santa María

    Texto: Fernando Sígler Silvera. Fernando Villegas García fue uno de los 388 cántabros que cumplieron condena en la Prisión Central de El Puerto de Santa María (Cádiz) en la guerra civil y la posguerra, y en esta ocasión se destaca su caso por su final trágico en el Penal portuense. Nacido en Miengo (Cantabria), fue ingresado en esta cárcel gaditana el 1 de febrero de 1939, cuando contaba con 30 años de edad. Mecánico de profesión, se había afiliado al sindicato UGT durante la República. Cuando se inició la sublevación militar contra el régimen republicano, él prestó servicio como mecánico en el ejército gubernamental en San Sebastián. Estuvo también en…

  • Huellas dactilares de Pedro Berroya al ser ingresado en la prisión de Bilbao el 23 de julio de 1938.

    El director de Altos Hornos de Vizcaya, el ingeniero industrial cántabro Pedro Berroya, condenado a cadena perpetua y encarcelado en El Puerto de Santa María

      Texto: Fernando Sígler Silvera. El ingeniero industrial Pedro Berroya Martínez, santanderino, que desempeñó el cargo de director de la empresa Altos Hornos de Vizcaya, en Bilbao, fue uno de los 388 prisioneros cántabros que cumplieron condena en la Prisión Central de El Puerto de Santa María (Cádiz), donde fue ingresado con 55 años de edad. Había sido condenado por un tribunal franquista a cadena perpetua por haberse mantenido en su puesto profesional y no haber renunciado al mismo cuando se inició la sublevación militar contra la Segunda República (1). Pedro Berroya Martínez, hijo de Pedro y Eusebia, había nacido en Santander el 24 de enero de 1882, estaba casado…

  • Orden de traslado del cadáver de Manuel Barquin Pando.

    Manuel Barquin, un cantero cántabro, condenado a muerte y fallecido por enfermedad en la prisión de El Puerto de Santa María

    Manuel Barquin Pando tenía 54 años de edad cuando fue ingresado en la Prisión Central de El Puerto de Santa María. Natural de Selaya (Cantabria), era hijo de Gabino y Rosa. Estaba casado y de su matrimonio nacieron nueve hijos. Su profesión era la de cantero. El mismo día de la ocupación de Santander por el ejército rebelde, el 26 de agoto de 1937, fue detenido por fuerzas sublevadas. Ingresado en la Colonia Penitenciaria del Dueso, fue sometido a un consejo de guerra colectivo celebrado en Reinosa el 4 de octubre de 1937. El tribunal lo condenó a la pena de muerte. La sentencia fue firmada por Carlos Bermúdez, José…

  • Un hijo de Bernardo Incera muestra una copia del expediente carcelario de su padre.

    Un hijo de Bernardo Incera, prisionero cántabro en el Penal de El Puerto de Santa María, recupera una copia del expediente carcelario de su padre

    El proyecto de investigación histórica y archivística cuyas actividades se muestran en la web cantabrosdelpenal.org  tiene como objetivo recuperar la memoria de los prisioneros nacidos en Cantabria que cumplieron condena en el Penal de El Puerto de Santa María durante la guerra civil y la posguerra. Con esta finalidad, la Casa de la Memoria, que desarrolla este proyecto con el patrocinio de la Dirección General de Patrimonio Cultural y Memoria Histórica del Gobierno de Cantabria, ha procedido a la recabar la digitalización de los expedientes carcelarios de los prisioneros cántabros que se custodian en el Archivo Histórico Provincial de Cádiz. La copia de uno de estos expedientes, el correspondiente a…

  • Expediente procesal de Bernardo Incera Varela, de la Prisión Provincial de Santander. Archivo Histórico Provincial de Cádiz.

    Bernardo Incera Varela, un maestro de obras cántabro, condenado a cadena perpetua por un tribunal franquista por militar un año en CNT y haber pertenecido al ejército republicano, prisionero del Penal de El Puerto de Santa María

    Texto: Fernando Sígler. Llevaba apenas un año militando en el sindicato anarcosindicalista CNT, en el que ingresó tras ser movilizada su quinta al iniciarse la guerra civil, cuando el 7 de septiembre de 1937 Bernardo Incera Varela cayó en el entramado represivo de los sublevados contra el régimen constitucional de la Segunda República. La capital cántabra acababa de ser ocupada el 26 de agosto por la acción combinada de tropas italianas y navarras del bando franquista (1), y en el nuevo escenario fuerzas rebeldes de la Guardia Civil detuvieron a Incera, lo pusieron a disposición del auditor de guerra y, con una orden del juez militar de guardia, lo llevaron…