Carta manuscrita de Francisco Abascal Abascal, fechada en Vega de Pas (Cantabria) el 26 de enero de 1942, dirigida al director de la Prisión de El Puerto de Santa María.
Documento destacado,  Expediente carcelario,  Noticias,  Prisionero,  Prisiones,  Proyecto

Francisco Abascal Abascal, ganadero cántabro encarcelado en El Puerto de Santa María, tras ser condenado a 30 años de prisión

Carta manuscrita de Francisco Abascal Abascal, fechada en Vega de Pas (Cantabria) el 26 de enero de 1942, dirigida al director de la Prisión de El Puerto de Santa María.
Carta manuscrita de Francisco Abascal Abascal, fechada en Vega de Pas (Cantabria) el 26 de enero de 1942, dirigida al director de la Prisión de El Puerto de Santa María.

Natural y vecino de Vega de Pas (Cantabria), Francisco Abascal Abascal fue uno de los 388 cántabros que cumplieron condena en la Prisión de El Puerto de Santa María (Cádiz) en la guerra civil y la posguerra. Nacido el 30 de octubre de 1911, era hijo de Bartolomé y Feliciana. Estaba soltero y su profesión era la de ganadero. A los pocos días de caer Santander en manos de los sublevados contra la Segunda República, el 7 de septiembre de 1937 fue detenido por fuerzas rebeldes de la Guardia Civil y puesto a disposición del auditor de guerra. Ingresado en la Prisión Provincial de Santander, fue sometido a consejo de guerra colectivo. En la sentencia, dictada el 12 de agosto de 1938, fue condenado a 30 años de reclusión. El tribunal lo sentenció por haberse dedicado en los primeros días de la sublevación a “hacer guardias con escopeta por el pueblo y alrededores” y de requisar prendas a personas de derechas. Incorporado a filas del ejército republicano el 17 de noviembre de 1936, ingresó tres meses más tarde en el cuerpo de Asalto, prestando servicios en la capital cántabra hasta la ocupación de la ciudad por las tropas sublevadas en agosto de 1937. El tribunal que lo sometió a consejo de guerra lo condenó a 30 años de reclusión por “adhesión a la relebión”, según tipificaba el apartado segundo del artículo 238 del Código de Justicia Militar. Fue, pues, víctima de lo que se ha denominado “justicia al revés”, al ser acusado, como defensor de la legalidad, de un delito de rebelión por quienes se había rebelado contra el orden legal establecido. Este fallo fue firmado por Carlos Jaquetot, Emilio Herrera, Perfecto Esteban, Aurelio de Llano y Ezequiel Arroyo. El 28 de enero de 1939 fue conducido a la Prisión de El Puerto de Santa María, hasta que el 4 de agosto e 1940 le fue concedida la prisión atenuada en su domicilio. Trasladado a su pueblo natal, Vega de Pas, desde allí escribió de puño y letra una carta al director de la cárcel de El Puerto de Santa María el 26 de enero de 1942 para solicitar permiso para trasladar su domicilio a Madrid. Francisco Abascal justificó así esta petición: “Teniendo necesidad de cambiar la residencia, con el fin de ganarme la vida, a la capital de Madrid, calle María de Guzmán nº 1, barrio de Chamberí, suplico se sirva concederme el traslado de residencia. El 3 de marzo de 1943 le fue conmutada la pena por la de tres años de prisión. Le fue concedida la libertad el 1 de abril de 1943. El día 26 de este mes, la Guardia Civil de Madrid le entregó la carta del director de la Prisión de El Puerto de Santa María en la que se le informaba de la concesión de libertad.

Comparta este contenido